CÁRNICAS TELLO PREVÉ TRIPLICAR SU CAPACIDAD EN CINCO AÑOS

Después de capear la crisis con éxito, Cárnicas Tello trabaja en la ampliación de sus instalaciones para poder sacrificar 10.000 cerdos al día a partir de 2021, más de tres veces de lo que hace ahora, un plan con el que espera dar el salto y entrar en el top 7 de las industrias cárnicas del país.

Así lo explica en una entrevista con Efe el director general de la compañía, Alfonso Alcázar, quien prevé que Tello pase de producir 48 millones de kilos anuales a superar los 115 millones -en torno a un tercio de elaborados y el resto de carne fresca- dentro de cuatro años, lo que supone un aumento del 139 %.
Con una inversión de 39 millones de euros, la firma con sede en el pueblo de Totanés (Toledo) incrementará la superficie dedicada tanto a despiece de producto fresco -el objetivo es entrar con su marca en el mundo de la carne en barqueta que se vende en los supermercados- como a cocidos y curados. “Nosotros sacrificamos ahora más de 3.000 cerdos al día y la nueva sala, cuando esté al 100 % operativa, nos permitirá hacer 7.000 más”, ha destacado Alcázar, quien asegura que la firma ya está entre las diez primeras de España por volumen cárnico.
Para continuar con su crecimiento también confía en cerrar la adquisición de otras firmas del sector, como ya hizo en 2016, cuando compró Frial como “locomotora dentro del segmento premium” y Sánchez Montero para aprovechar su “potencia de marca” y ganar “visibilidad”.

En la crisis, Tello apostó por la internacionalización

Cárnicas Tello ha pasado de facturar 67 millones en 2011 a duplicar esta cifra en 2016, un período que coincidió con la crisis y que superó con nota gracias en parte a su apuesta por la internacionalización. “El 28 % de nuestras ventas ya procede del extranjero. La idea ahora es crecer en los países a los que ya hemos llegado pero nos falta ser más relevantes. Y eso, sin olvidar llegar a nuevos mercados“, ha avanzado.

Con oficinas comerciales en China, Francia, Alemania y Reino Unido, el proyecto más inmediato es abrir en Sudamérica y Oriente Medio.
“Ya estamos en México, Chile y Perú, y nuestro próximo proyecto es abrir una delegación en Colombia”, señala el directivo, que también sitúa Brasil entre sus objetivos, aunque más a medio plazo.

Con oficinas comerciales en China, Francia, Alemania y Reino Unido, el proyecto más inmediato es abrir en Sudamérica y Oriente Medio.

Alcázar deposita parte de sus esperanzas en crecer fuera, no sólo a través de sus propias enseñas, sino también a través de acuerdos con cadenas de distribución relevantes a las que vender producto español a través de su marca blanca, una apuesta diferente a la seguida a nivel nacional, donde apenas fabrica para otras enseñas.
“La clave es desarrollar productos ‘ad hoc’ pero sin perder el ADN del producto gastronómico español. Por ejemplo, nos ocurre en México con el chorizo, donde el nivel de picante es muy superior”, ejemplifica.

Fábrica de Tello. Foto: Archivo

El jamón, el producto estrella

La familia del jamón es la “estrella” de la compañía, junto al cada vez más pujante pavo, cuyo consumo en España ha crecido exponencialmente con el paso de los años. “Trabajamos con todas las cadenas de distribución importantes, donde tenemos una cuota de mercado a nivel nacional del 16-17 %. Pero también apostamos por el mercado tradicional, las tiendas de barrio, donde nuestra cuota sube hasta el 25 %”, asegura el director general de Tello.
Otra pata del negocio es la restauración, donde tienen acuerdos con grandes cadenas como Telepizza, Pizza Hut o Restalia, un área en la que no obstante tienen margen para crecer, ya que en España el consumo de carne elaborada fuera de casa es prácticamente el mismo que dentro del hogar.
De momento, la empresa no tiene previsto entrar en el sector de los productos veganos o no cárnicos como ya han hecho otras firmas de la competencia, pero sí trabajan para adaptarse a la “cada vez mayor sensibilidad de la sociedad hacia ingerir menos grasas”.
“Lo trabajamos desde la genética, a través de cruces de distintas razas hemos conseguido un cerdo que tiene una conformación muy poco grasa”, ha garantizado Alcázar, quien ha citado como ejemplo los filetes de lomo, que hoy tienen cinco veces menos colesterol que hace quince años.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *