AGUJETAS …ARGH CÓMO LAS ODIAMOS!!

blog_tello_recetas300

¿Quieres evitar tener agujetas cada vez que vas al gimnasio o haces deporte? En Tello, aparte de controlar la Industria Cárnica, controlamos nuestra salud y nutrición, como puedes comprobar cada semana en nuestro Blog. Por ello hoy, vamos a comprender el porqué de la aparición de estos dolores musculares y cómo evitarlos con remedios tan caseros como cuidar nuestra alimentación.

Las agujetas son el resultado de un sobresfuerzo muscular, y lo entendemos como un excesivo ejercicio o tiempo dedicado a alguna actividad física no habitual. Recuerda que cuando empiezas un nuevo deporte, afición o entrenamiento, debes consultar con un preparador físico o un monitor para que te ayude a establecer una tabla de ejercicios que no comporten ningún sobresfuerzo que haga que tu cuerpo quede resentido.

“Si mañana no tienes agujetas, significa que hoy no has entrenado duro”. Olvídate de esta frase tan común, ya que más bien, el hecho de sentirlas significa que quizás te hayas excedido. Durante las primeras semanas es normal sentir algunas molestias, por suerte hoy te podemos ayudar con algunos Tello consejos como estos:

1. Calienta antes de empezar una rutina física y termina con estiramientos. Tan solo tardarás 10 minutos y evitaras al menos dos días de agujetas.
2. La hidratación es fundamental? Bebe mucha agua y toma zumos naturales para un aporte extra de vitaminas C y E.
3. No sobrepases tu capacidad, recuerda que caminando se hace el camino y se llega más lejos.
4. Deja un tiempo para la digestión antes de hacer ejercicio y adecua tu alimentación para conseguir mejores resultados sea cual sea tu objetivo.
5. Prevé un buen mantenimiento de tu musculatura aportando proteínas de alta calidad y recurre a alimentos bajos en grasas tan habituales como el cerdo o el pollo, además puedes recurrir a los cortes más magros para así completar su optimización en tu dieta.
6. Sigue los sabios consejos de toda la vida? tomar agua con azúcar o un poco de bicarbonato con agua y trata las zonas afectadas con frío para evitar la inflamación.
La constancia es tu mejor baza y la salud tu mejor recompensa. ¡Ánimo!

¿Cúal es tu truco?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *