EL CERDO GRAN FUENTE DE CARNES MAGRAS

blog_tello_recetas113

Cuando pensamos en la carne de cerdo nos vienen a la cabeza los temidos triglicéridos,  colesterol o sobrepeso, problemas que dependen de nuestra dieta y que se pueden presentar a largo plazo y afectando a nuestra salud.   Pero de entre todas sus partes el cerdo cuenta con una carne magra que sorprende al compararse con otro tipo de carne debido al bajo índice graso de la misma.

Denominamos carne magra a la carne animal constituida casi en su totalidad por fibras musculares, por lo que contienen poca grasa y una mayor proporción de proteínas que otros tipos de carne. Debido a su bajo contenido en grasas saturadas la carne magra es la más recomendada en dietas bajas en grasa como principal fuente de proteínas.

Es importante saber que en el caso del cerdo cerca del 70% de su contenido graso se aloja debajo de la piel, el famoso tocino. Por el contrario apenas un 30% de la grasa restante se aloja en el resto del cuerpo. Debido a la variedad de cortes muy bajos en grasa, la carne magra de cerdo es una excelente opción para una alimentación sana. De entre los cortes más limpios destacan: el lomo de centro, la posta rosada y el asiento, cuyo contenido graso es de un 5% por cada 100 gramos y cuenta con unos bajos índices de colesterol

En el caso del cerdo, las carnes magras contienen entre 260 y 300 Kcal por 100 gramos, índice inferior a buena parte de las carnes de origen vacuno o cordero. Siendo superadas por las carnes de ave, cuyo índice de grasa es muy inferior a la carne magra de cerdo.  Pero la gran ventaja con la cuenta la carne magra de cerdo es la cantidad de vitaminas y minerales que ofrece, las cuales en relación a otras carnes son más “ligeras”.  Potasio, fósforo y calcio son las 3 sales dominantes, cuestión que se multiplica si hablamos de dos de las vitaminas más importantes que nuestro cuerpo no es capaz de generas, las B1 y B2. En este caso la cantidad de vitaminas que contiene nuestro amigo el porcino es un 10% mayor que la pechuga de pollo.

Por lo tanto, si sabemos escoger las partes más saludables del cerdo, tendremos unos aliados insospechados en nuestra dieta y hábitos alimenticios saludables, aprovechémoslo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *