ENVASADO CÁRNICO

blog_tello_recetas283

Comprar la carne en el súper es cada vez más sencillo. Puedes optar por diferentes envasados, que dependiendo del uso en la cocina, del tiempo transcurrido entre la compra y su preparación o incluso dependiendo de tu estilo de vida, pueden serte más útiles que otros.

Desde hace miles de años los alimentos han sido envasados de diferentes maneras tanto para su conservación como para su transporte doméstico. Hoy en día, alrededor de la industria cárnica la tecnología aplicada a estos procesos de envasado ha evolucionado para ofrecernos como consumidores todos los beneficios para conservar y preservar con seguridad nuestros alimentos, tanto en el transporte desde el punto de venta a casa como en el almacenamiento doméstico momentos antes de prepararlos. Tal y como hemos comentado alguna vez en el blog, en el futuro nos esperan envases inteligentes capaces de medir y evaluar en cada momento la calidad organoléptica y sanitaria del producto durante toda su conservación, a través de sensores visuales diseñados para que el consumidor detecte cuando el alimento pierde calidad y así, pueda consumir de una forma óptima todos los productos envasados con la máxima seguridad.

El envase más usado en nuestro mercado es la bandeja con atmósfera protectora que podemos encontrar en cualquier súper. Son la opción más demandada por los clientes, ya que somos más conscientes de sus beneficios con respecto a los productos comprados a granel en el mostrador.

Las piezas seleccionadas para su conservación y presentación en bandeja, son productos frescos y recién cortados o procesados. Repuestos diariamente, comprarlos nos resulta más cómodo al ahorrar más tiempo en su compra. Además de esta ventaja, los productos envasados en bandeja, se tratan con la máxima seguridad alimentaria ya que su manipulación y exposición en la vitrina está aislada del resto de piezas y protegidos del aire para evitar su pérdida de agua y mantener todos sus jugos. Son cortados y preparados en las llamadas “Salas Blancas”, espacios protegidos y dedicados a la manipulación de la carne donde se extreman todas las medidas sanitarias sobre seguridad alimentaria.

La manipulación doméstica de estas bandejas es otra de las ventajas que tenemos gracias a este tipo de envasado. Apilar en el frigorífico, mantener aislado el alimento de otros e incluso congelar directamente, ya que los materiales que se usan para el envasado son aptos para su congelación.

Como veis, el mercado y la industria cárnica trabajan para hacer la vida y tu alimentación cada vez más sencilla. Cuidarnos y mantenernos sanos gracias a este tipo de envases que cuidan nuestra seguridad hace que mantener una alimentación saludable sea cada vez más fácil. El siguiente paso lo aportas tú en tu cocina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *