Entradas blog

En Tello nos encanta comer de temporada. Además de ser una forma genial de variar nuestras recetas entre estaciones, también es una manera perfecta de ayudar a nuestro entorno a mantenerse sano y en forma. Cada vez que elegimos alimentos de temporada estamos favoreciendo a los pequeños productores y probablemente, a aquellos estaremos consumiendo productos de cercanía. Vamos, que todo  son ventajas.

Y con el verano, también llegan algunas de las frutas y verduras más esperadas del año. A nosotros nos encantan porque además de estar riquísimas, son perfectas para acompañar a nuestros productos cocidos, tanto los más tradicionales como nuestros jamones cocidos o los de ave como los de nuestra gama Sano, sano, que son tan ligeros que vienen perfectos para cuidar la línea en esta época del año. 

¿Quieres que hagamos un repaso por las frutas y verduras más apetecibles? 

FRUTAS

La sandía es una de las reinas del verano. Comerla de postre, a media mañana, en polo, en batidos o cocinada en una sopa con curry y queso azul siempre es una delicia 🙂

El melón, como la sandía, casi siempre lo comemos en formato postre. Pero puedes usarlo en las ensaladas con queso feta, en formato sopa con leche de coco y lima o con jamón serrano Tello. Mmmm… riquísimo. 

Los melocotones, las nectarinas o los paraguayos también están en su mejor momento en verano. Y para disfrutar de ellos nada como echarle imaginación y hacer un gazpacho o en una de esas sangrías fresquitas que tanto te gustan.

Las ciruelas son ideales para comerlas en una receta con vino y mascarpone, por ejemplo, o para acompañar carnes como nuestros lomos y solomillos.

Y por último, las cerezas. Que siempre están riquísimas si te las comes sin acompañantes. Pero que también puedes utilizarlas en salmorejos o sopas de tomate para darles un toque diferente.

VERDURAS Y HORTALIZAS

Si la sandía es la reina del verano, el tomate es el rey. Y además, tenemos la suerte de que están de temporada junto al pepino y el pimiento, lo que nos lleva irremediablemente a comerlo en el plato veraniego por excelencia: el gazpacho. Pero recuerda que también está riquísimo en ensaladas, en salmorejos o rellenos de carne al horno. ¡Qué variedad!

El pepino puede acompañar al tomate siempre que quieras. Pero también puedes comerlo por separado y mezclarlo con garbanzos en una ensalada o triturarlo con un yogur de cabra y menta para conseguir un plato sorprendente.

El pimiento también está en su mejor momento de sabor. Pero si no te sienta bien crudo, puedes probar a comerlo cocinado en un arroz meloso, en un pisto manchego o al vapor para compartir protagonismo con una patatas aliñadas.

Y para acabar, los calabacines y las berenjenas que también son de lo más veraniegos. Los primeros los puedes usar salteados con pasta o como espaguetis en una receta con ajo y guindilla. Las segundas seguro que te encantan rellenas, en tortilla o fritas con miel. Y si quieres comerlos juntos, una lasaña de carne y verduras siempre es una opción brillante.

El verano es una época genial para cocinar platos ricos. Así que… ¡manos a los fogones!