CONSEJOS PARA CORRER POR LA PLAYA

Con la vista puesta en las vacaciones y en esas ganas de pisar la playa, hoy queremos contarte algunos secretos para que correr por la arena no acarree lesiones indeseadas. Eso sí, acuérdate de hacer ejercicio y de acompañarlo con una dieta sana, equilibrada y con una buena dosis de nuestros productos de la gama Sano, sano, que son bajos en grasas y resultan ideales para tus tentempiés, tus bocatas y tus recetas habituales.

Recuerda que, aunque está bastante extendida la opinión de que caminar por la orilla de la playa es muy sano porque activa la circulación y previene la aparición de varices, los expertos no consiguen ponerse de acuerdo en si correr por la playa es bueno o no tan bueno para nuestro organismo.

Ventajas de correr por la playa

Al correr por la arena lo hacemos por un terreno que opone mayor resistencia a nuestra actividad, así que se trata de un ejercicio de mayor intensidad. Además, como el ambiente es húmedo, la presión atmosférica es más baja y la temperatura es suave, estaremos mejorando nuestra respiración. Y como estarás corriendo en un ambiente nuevo con el sonido acompasado de las olas, tu nivel de estrés bajará y tu motivación crecerá.

Desventajas de correr por la playa

En contra podemos encontrar que al correr por un terreno desnivelado y no demasiado firme, tu carrera se verá afectada. La orilla de la playa suele tener cierta pendiente y la cadera quedará desnivelada y una rodilla más flexionada que la otra. De ahí que puedan aparecer lesiones y que si tienes alguna dolencia en las articulaciones o en los tendones quede totalmente desaconsejado este ejercicio.

Por último, las altas temperaturas y la humedad pueden aumentar la deshidratación, por lo que debes tener siempre una bebida a mano para evitarlo.

Consejos para correr por la playa

  1. Si eres principiante, corre siempre con zapatillas. Recuerda que tus pies están acostumbradas a ellas y que si lo haces descalzo echarán de menos la protección, el rebote y el soporte que le regalan. Además, así te ahorrarás pinchazos de caracolas o piedrecitas. E incluso alguna lesión que no deseas.
  2. Corre por la arena húmeda. Allí el terreno es más firme, la arena está más compacta y tus músculos se sentirán más seguros. Así evitarás sobrecargas y torceduras inesperadas. Y recuerda que si te apetece correr por la arena seca o por el agua, lo mejor es que lo hagas en series cortas y no demasiado intensas. 
  3. Nada de carrera continua. Si tenemos en cuenta que un entrenamiento en la playa supone un gasto energético de 2 a 2,5 veces más, con pasar 20 o 30 minutos corriendo será más que suficiente. No te sobreesfuerces. Al fin y al cabo, sigues estando de vacaciones, ¿no?
  4. Cuidado con el calor. Sobra decirlo, pero evita las horas centrales del día para hacer tu ejercicio. Los primeros momentos del día o aquellos en los que el sol ya está bajo y el calor ha remitido son los mejores para salir a correr un rato.
  5. Presta atención a tu piel. Incluso cuando está nublado, correr por la playa puede ser un deporte de alto riesgo para tu piel. No olvides utilizar protección solar de alta graduación para evitar quemaduras. 
  6. Aprovecha para darte un chapuzón. Nada como un buen remojón para refrescarse después de una carrera intensa. ¿Hay algún premio mejor estando en la playa?

¡Esperamos que estos consejos te ayuden en tus próximas vacaciones! Ahora ya sabes, pásalo genial 🙂 ¡Felices días libres!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *