LA GASOLINA PARA NUESTRO CUERPO

En el anterior post os di una serie de consejos prácticos para empezar a correr. Ahora me gustaría hablaros sobre la alimentación y el deporte, y más concretamente en el running.

Correr es un deporte con un alto riesgo de lesiones, por ello debemos entrenar de una manera correcta. También es importante que llevemos una buena alimentación, ya que todos los esfuerzos que hacemos suponen un fuerte desgaste tanto a nivel físico como psicológico.

Los alimentos que ingerimos son los encargados de suministrar la energía con la que nos movemos “por ello” debemos mirar bien qué, cuánto y cómo comemos.

Cuanto más intenso es nuestro entrenamiento más dependemos de nuestra fuente de energía por ello hay que prestar especial atención a los carbohidratos y saber que las reservas de estos son limitadas. Por todo ello hay una serie de recomendaciones generales que os daré para que las tengáis en cuenta.

  1. En esta fase inicial que nos encontramos no conviene salir a correr sin haber comido nada porque puede ocurrirte que te agotes bastante antes y pasarlo mal tanto física como mentalmente. Se trata de conocer tu cuerpo bien, para saber qué digieres de manera correcta antes de la práctica deportiva, y si es correr, intenta que sea unas dos horas antes y de esta manera tienes el depósito cargado para que no desfallezcas.
  2. No te saltes las comidas, come 5 veces al día, para que así repartas bien las calorías.
  3. Ten muy en cuenta los hidratos de carbono complejos ya que los músculos se alimentan principalmente de ellos en los entrenamientos, de ahí que muchos expertos recomienden que sea el 60% de las calorías diarias de los corredores.

Algunos de los alimentos ricos en hidratos de carbono son: el arroz, la pasta o el pan, entre muchos otros.

  1. Si no te sienta bien el desayuno antes de correr tienes que observar bien que es lo que digieres mejor, por ejemplo prueba a cambiar la leche normal por leche sin lactosa o un yogurt y prescinde de alimentos grasos. Por ejemplo unas tostadas con miel o jamón y un zumo de naranja podrían ser un buen desayuno.
  2. Trata de evitar en exceso los alimentos con muchas grasas y azúcares, es decir comida basura y bollería industrial.
  3. No te olvides de las verduras y ensaladas, ya que deben formar parte de algunas de las comidas y cenas. También, introduce varias piezas de fruta al día.
  4. Asegúrate de un aporte de proteínas en tu alimentación, ya que hay que hacer frente al desgaste muscular y por ello asegúrate de que en las principales comidas incluyes alimentos proteicos, como por ejemplo la carne, pollo, pescado o huevos.
  5. Por último, no me quiero olvidar de la hidratación, es de vital importancia estar bien hidratado a lo largo del día, porque si no es así créeme que lo notarás en la práctica deportiva. No obstante, este es un tema muy transcendental que abordaré en otro post.

Os recomiendo que tengáis en cuenta estos consejos, ya que si no estáis llevando una alimentación correcta va en detrimento de vuestra salud y rendimiento. Prestando atención a lo que os he hablado y poniéndoos en acción vuestra calidad de vida mejorará.

Fernando Rey.

Director del Cub Deportivo TrainingRey Tello.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *