,

RECETA DE TARTA DE LA ABUELA PARA COCINAR CON NIÑOS

Los abuelos lo son todo para nuestros peques. Ellos son los que siempre les han estado mimando, así que nada como hacerles un buen homenaje. Por una vez, serán los peques los que cocinen una de las recetas más míticas de todos los tiempos: la tarta de chocolate y galletas (también conocida como Tarta de la Abuela). ¿Quién no ha celebrado cumpleaños y fiestas alrededor de una de estas tartas? Nosotros, sí. Y no solo una vez 🙂

Hoy os traemos una receta facilísima que hemos descubierto en Directo al Paladar. Pero si también queréis cocinar algo antes del postre, te proponemos que le eches un vistazo a nuestros sándwiches de jamón monstruosos o esta receta de pizza casera sin horno y sin levadura que también os van chiflar.

¿Nos ponemos con la tarta? ¡Venga, a por ella!

Ingredientes

  • Galletas rectangulares tipo maría
  • 100 ml leche
  • 15 ml de amaretto (opcional)
  • 500 g de crema de cacao y avellanas
  • 200 g de chocolate fondant
  • 100 ml de nata líquida
  • 40 g de azúcar glasé (opcional)
  • 20 g de mantequilla
  • Fideos de chocolate, M&Ms o lo que más os guste, para decorar.

Elaboración

Antes de nada y, como siempre, reunimos todos los ingredientes que vamos a necesitar. 

Después, preparamos el molde rectangular (de unos 20 cm) en el que vamos a montar nuestra tarta. Lo engrasamos bien con mantequilla y lo forramos con papel sulfurizado. Recuerda que debemos dejar que sobresalga parte del papel por los lados. Así luego será más fácil desmoldar la tarta con facilidad.

Ahora, templamos la crema de cacao y avellanas para que nos resulte más sencillo manejarla. Ponemos el bote en el microondas y le damos dos o tres golpes de calor de unos 30 segundos, a no demasiada potencia y removiendo entre golpe y golpe. Lo que perseguimos es una consistencia untuosa sin que llegue a ser líquida.

A continuación, ponemos la leche en un plato hondo. También puedes añadirle licor de amaretto si tus hijos ya son mayores o si los peques no van a probar la tarta (ya sabes, la seguridad es lo primero). Luego, cogemos una galleta y la mojamos en la leche sin empaparla. Y lo repetimos hasta hasta cubrir con galletas la base de nuestro molde. Si no tienen el mismo ancho que el molde, podemos cortarlas con un cuchillo de sierra para vestir bien toda la superficie.

Cubrimos la primera capa de galletas con una de crema de cacao y avellanas y la extendemos bien. Sobre esta capa montamos otra de galletas, mojándolas previamente en leche como hemos hecho antes. Y así sucesivamente hasta que terminemos la crema, acabando con una capa de galletas. Cubrimos el molde con papel sulfurizado (o envuelto en papel film) y lo dejamos en la nevera reposando.

Pasados 60 minutos, sacamos la tarta del frigorífico, la dejamos atemperar unos minutos y la desmoldamos. Luego la colocamos, boca abajo, sobre una rejilla de horno. Y la rejilla, sobre una bandeja limpia. Nos disponemos a bañar la tarta en chocolate, así que la bandeja recogerá el chocolate sobrante para que podamos utilizarlo en otra elaboración.

Fundimos el chocolate, la nata y el azúcar glas (si habéis decidido utilizarlo) en un recipiente al baño maría o en el microondas a potencia suave y removiendo de vez en cuando. Cuando lo tengamos fundido, batimos hasta homogeneizar y añadimos la mantequilla. Volvemos a batir y por fin, vertemos nuestro glaseado sobre la tarta y lo repartimos bien por toda la superficie sin olvidarnos de los laterales. Cuando acabemos debe estar bien cubierta por todas partes.

Decoramos la tarta al gusto y… ¡Perfecta! ¡Ya estará lista para comer!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *