ROLLITOS DE QUESO Y JAMÓN

Esta receta tan fácil y apetecible está hecha con hojaldre. Extiende una capa fina de hojaldre y úntalo con queso crema o bien, esparce un poco de mozzarella rallado encima. Luego agrega un trozo de jamón serrano Tello, enrolla y corta trozos de unos 4 cm de largo.

Coloca en una charola y hornea a 160 ºC por 15 min.

PINCHOS DE QUESO, MANGO Y PECHUGA DE POLLO ASADA AL HORNO INSTANTES

Son una opción fácil de preparar pero muy apetecibles a la hora del aperitivo. Además, no necesitan cocción y están listos en 10 minutos. Solo necesitas untar queso sobre una rebanada de pan, salpimentar y colocar pequeños gajos de mango y una loncha de Pechuga de pollo asada al horno Instantes sobre cada uno, decorándolos con unas hojitas pequeñas de albahaca fresca.

 

PALITOS DE PIZZA

Palitos de pan hechos de pizza. Estos palitos de pan le dan un giro a los aperitivos y son increíblemente sencillos de preparar. Ya que para prepararlos usaremos los ingredientes propios de una pizza margarita, pero cortando la base de la pizza en tiras y enrollándolas previamente a su horneado. Son muy prácticos para como aperitivo y nada complicados de preparar. 

 

TOSTA DE JAMÓN COCIDO EXTRA A LAS FINAS HIERBAS INSTANTES CON ESPINACAS Y FRESAS

Las tostas son otro aperitivo que lucen muy bien e impresionan a todo el mundo, pero que en realidad son fáciles y muy versátiles. Es decir, que puedes prepararlas con los ingredientes que tengas a mano y un poco de imaginación…

En este caso, te proponemos preparar las cortezas con pan rústico multicereales, lonchas de Jamón a las finas hierbas Cocido Extra Instantes, fresas grandes loncheadas y hojas de espinaca o bien con Pollo relleno asado al horno Instantes, queso azul y nueces. Por último, rocía con un poco de aceite de oliva ¡y listo!

ROLLITOS DE JAMÓN Y QUESO AZUL

Una idea muy sabrosa son estos rollitos de Jamón Serrano Gran Reserva Curatel de Tello con queso azul o roquefort. Extiende una tira de jamón, otra de beicon y coloca encima un poco de queso azul. Enrolla, sujeta con un palito de dientes o alguna hierba aromática ¡ya está!

Las vacaciones son épocas de relax, viajes, comidas con amigos, playa y descanso. Con las altas temperaturas, las reuniones con familiares y amigos, los horarios de las comidas y las sanas costumbres del día a día habitualmente se abandonan parcial o totalmente. Es por eso, que a muchas personas les surge la siguiente pregunta: ¿qué tengo que hacer para comer sano en verano? Intentaremos darte la respuesta con una serie de consejos.

EVITA EXCESOS

Suena obvio, pero no por ello es sencillo. Las vacaciones suelen asociarse a tardes de “terraceo” con los amigos, fiestas, cenas y comidas fuera de casa, helados en la playa, etc. Siempre nos permitimos más caprichos, y al final nos terminan pasando factura. Por ello, debemos recordarnos que esto debe ser algo muy puntual en nuestra alimentación y que en nuestro día a día debemos evitarlos para cuidar de nuestra salud.

INTENTA COCINAR MÁS

Cocinar no tiene porqué llevarnos horas, hay preparaciones sencillas que nos permiten comer platos saludables, rápidos y deliciosos. Además, para mejorar nuestra alimentación debemos reducir los platos fritos y decantarnos por preparaciones con menos cantidad de grasa. 

  • Cambiar el chiringuito por comer en casa o llevar tu propio menú a la playa o a la piscina.
  •  Cambiar ese paquete de patatas a media mañana por una opción natural, saludable como unos bocados de nuestro jamón natural: tostada de aguacate, jamón cocido, berros y nueces o un sandwich de pollo relleno, manzana y aguacate. 
  • Cambiar las tradicionales croquetas veraniegas por una ensalada de quinoa y pechuga de pollo.
  • Evita las comidas copiosas. Debes moderar las cantidades de comida que ingieres cada día y evitar las comidas copiosas. Cuánto más ligeras sean tus menús este verano, mucho mejor para ti. Tus digestiones serán más rápidas, te sentirás menos pesado y te resultará más fácil “sobrevivir” a las olas de calor.

DESPENSA SALUDABLE

Para no olvidar nuestra buena alimentación debemos tener en casa alimentos saludables y tratar de evitar incluir en nuestra lista de la compra aquellos perjudiciales. Si llenamos nuestra despensa de galletas y chucherías siempre nos va a complicar el momento de elegir, por ello nuestra recomendación es que llenes tu cocina de alimentos saludables y evites los alimentos insanos, calóricos y poco nutritivos.

HIDRÁTATE MUCHO. PERO ATENTO A LAS BEBIDAS CALÓRICAS

Es el consejo más repetido para protegerse frente a las altas temperaturas. El verano es la época del año en la que más hay que hidratarse. Para ello, debes incrementar la ingesta diaria de líquidos, preferiblemente agua, aunque también puedes consumir zumos, gazpachos o sopas frías.

Los refrescos azucarados y las bebidas alcohólicas (incluso las 0,0) tienen muchas calorías. Te recomendamos que las evites si quieres comer sano. El calor del verano puede incitarte a consumirlas en exceso para “saciar la sed”. 

El sol, el calor y la playa o la piscina no tienen porqué ser una excusa para recurrir a bebidas y alimentos poco adecuados, como los refrescos, los fritos o los helados, sobre todo cuando se abusa de ellos.

 

Cuando el buen tiempo empieza a llegar, nos animamos a probar nuevas recetas más ligeras. Vamos dejando atrás los guisos y platos de cuchara que cambiamos por productos más frescos y con más color. Pero a veces, a la hora de cocinar nos quedamos sin ideas y repetimos una y otra vez los mismos platos; y para ayudarte, te proponemos cuatro recetas que te llevarán muy poco tiempo de elaborar para que puedas incorporarlas a  tu día a día.

Brochetas 

Una propuesta fácil y sabrosa, perfecta para cualquier día de la semana y para toda la familia y se puede preparar a la plancha, a la parrilla o a la barbacoa… Y para hacerlas necesitamos:

  • ½ kg de Lomo de cerdo Tello en dados
  • Una pizca de pimienta recién molida
  • Sal
  • 1/2 cucharadita de pimentón al gusto
  • El zumo de medio limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pimiento rojo y 1 verde
  • Unos tomatitos
  • Aceite de oliva y sal

Pasta de primavera 

Esta es otra receta fácil y rápida para toda la familia ideal para esos días calurosos que apetece algo fresquito para comer. Para prepararla solo necesitas:

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Pechuga Entera de Pavo Asada Tello
  • 2L de agua
  • ½ cucharadita de sal
  • 200 g de pasta
  • Sal
  • Orégano
  • Verduras a elegir

Pinchos de pollo al Pedro Ximenez

Es una receta fácil y rápida de hacer. Perfecta para cuando tenemos invitados en casa o nos apetece disfrutar de una cena rica y saludable, ya que el pollo queda muy sabroso a la parrilla y el toque de la salsa crean forman un contraste caramelizado muy rico. Para prepararla solo necesitas:

  • 1 Vaso (de vino) de Pedro Ximenez
  • 1 Cebolla
  • 2 Cucharadas de Azúcar Moreno
  • Pimienta
  • 6 Cucharadas de Aceite de oliva
  • Sal

Ensalada de arroz 

Para preparar la receta de ensalada de arroz y pollo no te hará falta invertir mucho tiempo y, si sabes organizarte en la cocina, puedes tenerla lista en menos de media hora. Lo único que necesitas es:

  • 2 tazas de arroz de grano largo
  • 1 taza y media de guisantes congelados
  • ½ Pimiento rojo 
  • ½ Pimiento verde
  • Jamón cocido Entero Tello
  • Cebollino
  • 1/4 taza de piñones
  • Zumo de 2 limones
  • 3 cucharadas de perejil
  • Sal
  • Pimienta negra fresca
  • Aceite de oliva
  • Setas variadas (opcional)

Además de ser fáciles y rápidas de preparar, son muy sanas, saludables y perfectas para tomar en cualquier sitio, especialmente para llevar al trabajo.

¿No sabes de qué darles de merienda a tus hijos? ¿Te has quedado sin ideas para el bocadillo del cole? Si te has bloqueado y ya no sabes de qué prepararlos… ¡Aquí van algunas opciones para que los peques no se aburran de comer lo mismo todos los días!

Bocatas: Los bocadillos y los sándwiches son los reyes de cualquier merienda. Las variedades son muchísimas, puedes hacerlos fríos o calientes, y te permiten combinar muchos ingredientes. Aquí os dejamos 4 ideas distintas que seguro les encantarán:

  • Nuestro favorito: Bocata de Pechuga de Pavo Premium o Jamón Cocido Entero con queso, tomate, aguacate, espinaca fresca.
  • Bocata de atún al natural (conserva) o salmón con aguacate, lechuga, tomate, espinaca fresca, aceitunas, y zanahoria rallada.
  • Bocata de paté del sabor que prefieras, pero para hacerlo más interesante, acompáñalo con tomate y aguacate.
  • Bocata de tortilla francesa con queso, lechuga, tomate, aguacate y espinacas frescas.

Lo más importante para conquistar su paladar es hacerlos jugosos y para esto tenemos 3 grandes aliados: el aceite de oliva, el tomate y el aguacate. 

Alternativas al bocata: Si todavía son pequeños para comer bocata, o no les va demasiado, o simplemente les apetece variar y no comer todos los días bocadillo, existen algunas alternativas perfectamente válidas, como por ejemplo:

  • Fruta: La fruta es indispensable en cualquier dieta e introducirla entre horas y como tentempié nos permitirá tener meriendas para llevar fáciles y saludables: plátano, mandarina, uvas,…
  • Un pequeño bizcocho o un par de galletas caseras. ¿A quién no le gusta un dulce? Está claro que no todos los días se pueden comer pero son una buena opción de meriendas saludables para niños de forma eventual o en días especiales. 
  • Palitos de pan: Son el aperitivo saludable más deseado.

Y esto lo podemos acompañar con un poco de Pavo Relleno Trufado, queso en cuña, frutos secos…

Los frutos secos siempre son una opción muy saludable, pero hay que tener en cuenta que no se recomiendan enteros antes de los 5 años, por lo que si tus hijos son más pequeños los puedes utilizar, pero en forma de crema que sólo contenga este ingrediente cómo una crema de avellana sola o mezclada con un poco de chocolate negro de alto porcentaje en cacao, que les encanta y que puedes poner de relleno de sus bocadillos.

Lo único que tenemos que hacer es encontrar el equilibrio para que sean variadas, nutritivas, sin ser excesivamente calóricas, no se queden con hambre y repongan energía.

 

Comienza el día con un aporte de nutrientes y energía

Se trata de la comida más importante del día, la que te prepara para afrontar la jornada con energía y vitalidad. Un desayuno energético y saludable debe contener proteínas, hidratos de carbono de digestión lenta y frutas o verduras. Por eso aquí te dejamos 5 ideas que te van a encantar:


1.  PAN CON TOMATE Y JAMÓN

El jamón es una de las mejores opciones para disfrutar de un buen desayuno y, de hecho, la más exquisita para comenzar el día con fuerza. Es un alimento rico en proteínas, minerales, hierro, vitamina B1 y vitamina B12 y, además, es uno de los alimentos con mayor aporte de sodio.

Ingredientes: 

 


2. TOSTA DE AGUACATE

El aguacate es una fuente excelente de ácidos grasos omega 3, que ayudan a frenar el envejecimiento celular y algunos trastornos relacionados con el deterioro cognitivo. Esta fruta nos ayuda a mejorar la comunicación entre las neuronas y las funciones cerebrales. Hay mil combinaciones posibles: con huevo (cocido o revuelto), salmón, atún, anchoas, o nuestra favorita, con jamón.

Ingredientes: 

  • Pan integral o el que sea de tu gusto
  • Tomate
  • Aguacate
  • Sal
  • Orégano
  • Jamón Serrano

 


3. HUEVOS REVUELTOS CON JAMÓN COCIDO

El huevo es un alimento altamente nutritivo debido a su elevado aporte nutricional. La proteína del huevo es considerada la proteína de mayor valor biológico, ya que contiene los aminoácidos esenciales para el organismo. 

Ingredientes: 

 


4. MELÓN CON JAMÓN

El melón contiene gran cantidad de vitaminas y antioxidantes naturales que te ayudarán a comenzar mejor el día. Al estar compuesto por un 90% de agua, evita la retención de líquidos y por lo tanto, ayuda a desintoxicar el organismo.

Ingredientes: 

 


5. TOSTADA CON ACEITE Y PAVO

El pavo, además de ser una proteína de alta calidad, ayuda a mantener los niveles de saciedad y en el caso de la pechuga aporta minerales, y vitaminas del grupo B.

Ingredientes:

 


En definitiva, un desayuno sano y equilibrado, que nos ayude a empezar el día con las pilas bien cargadas, deberá ser energético, rico en vitaminas, minerales, proteínas y líquido.

COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • 1 aguacate en su punto de maduración
  • 2 rebanadas de pan para sándwich
  • Unas lonchas de pollo relleno
  • 1 manzana Granny Smith
  • 2 ctas. de mostaza de Dijon
  • Unos brotes germinados 

PREPARACIÓN:

Tuesta las rebanadas de pan en una tostadora y reserva.

Por otro lado, corta el aguacate a la mitad y retira el hueso y la piel. Corta cada mitad en gajos no muy gruesas.

Lava y seca la manzana, córtala a la mitad y retira el corazón. Lonchea cada mitad y reserva.

Pon uno de los panes de base del sándwich y úntalo con una cucharadita de mostaza. Añade encima una capa de aguacate y otra de manzana. Sobre ésta, extiende varias lonchas de pollo relleno y, sobre el mismo, coloca unos germinados.

Repite con otra capa de aguacate y de manzana y otra de pollo y finaliza tapando el sándwich con el otro pan, untado con mostaza. 

COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • 1 rebanada de pan de semillas
  • ½ aguacate pequeño (o ¼ de aguacate grande)
  • 1 chorrito de lima
  • Sal
  • 3 o 4 lonchas de jamón a las finas hierbas
  • 4 o 5 mitades de nueces
  • Unos berros

PREPARACIÓN:

Tuesta la rebanada de pan en una tostadora. Mientras tanto, pela el aguacate, quita el hueso y pon la carne del mismo en un cuenco.

Tritura el aguacate ligeramente con un tenedor y agrégale sal al gusto. Añade también un chorrito de lima para evitar que se oxide.

Unta la tostada con una capa generosa de aguacate. Sobre el mismo, dispón las lonchas de jamón.

Acaba añadiendo unas hojitas de berros y unas nueces.

 

Ya sea porque desde el cole los han tenido que enviar a casa unos días y las clases presenciales pasan a ser online, porque han bajado mucho las temperaturas o porque por responsabilidad social no pueden salir a jugar con sus amiguitos, ahora los peques pasan muchas horas encerrados en casa y no saben qué hacer para pasar el tiempo.

Pues bien, si los peques se aburren, ¡invítalos a cocinar contigo! Para los niños, cocinar también es jugar, aprender, y una forma extraordinaria de educar.

La cocina es un lugar mágico para los peques de la casa, y a ellos les encanta ayudarnos

A los peques les divierte cocinar y ¡no es para menos! Cocinando pueden, jugar con masa, ensuciarse y ¡picotear cosas ricas! Pero, hay que elegir bien, qué recetas vamos a preparar juntos.

Ahora que el frío ya está aquí y con él apetecen comidas calentitas y sobre todo reconfortantes. Y si tienes niños, sabrás que para cocinar con ellos, existen dos leyes fundamentales: que sea fácil de preparar y que esté muy rico. De esta forma podremos tenerles ocupados y pasaremos la mañana o la tarde disfrutando juntos. Además, cuando hay niños en la mesa, las recetas si son divertidas, dos veces buenas.  

Palitos de hojaldre con pavo mostaza, Pechuga de Pavo y queso Parmesano 

Ingredientes: 

Elaboración: 

  1. El primer paso que hay que llevar a cabo para hacer nuestros palitos de hojaldre con parmesano es, rallar la cuña de queso en un bowl.
  2. Una vez tenemos todo el parmesano, le agregamos orégano a gusto de cada uno, y la sal gorda. Si queremos darle un toque diferente, le podemos añadir un poco de tomillo. Lo removemos todo bien con un tenedor.
  3. Desenrollamos la masa y le pasamos un rodillo para que se extienda bien, y así sacar más palitos. Precalentamos el horno al máximo.
  4. Una vez tenemos la masa extendida cogemos la mezcla y lo esparcimos por toda la masa e incorporamos la Pechuga de Pavo Reducida en Sal y Baja en Grasa.
  5. Luego cogemos un cuchillo o bien un cortapizzas y cortamos el hojaldre intentando hacer que todos los trozos tengan el mismo grosor, da igual si nos salen un poco torcidas.
  6. Una vez tengamos toda la masa cortada pasaremos a forrar con papel sulfurizado una bandeja de horno.
  7. A continuación, iremos separando con cuidado los pedazos de masa que hemos cortado previamente, y los colocaremos en la bandeja de horno después de haberles dado dos vueltas al hojaldre.
  8. Por último, batiremos el huevo, y barnizaremos los palitos con él. Bajamos el horno a 150 grados y metemos la bandeja, y lo dejaremos unos 15 minutos.

¡Y ya tenemos nuestra receta de palitos, una idea fácil que encantará a todos!

Se ha acabado el verano y es hora de que los niños vuelvan al cole. Y para ello, nada mejor que pasar tiempo con ellos preparando una de esas ideas que tanto nos gustan: pizarras comestibles. Como lo lees. Unas galletas con chocolate riquísimas en las que podemos escribir lo que queramos y luego… ¡comérnoslas! ¿A que pinta bien?

En nuestro blog ya hemos compartido contigo algunas recetas con chocolate, ¿recuerdas? De todas formas, si lo que buscas son más ideas para compartir los más peques de la casa, aquí te dejamos esta receta de pizza casera sin horno y sin levadura o estas ideas para cocinar con niños los fines de semana. ¡Que aproveche! 

Ingredientes

  • 425 g de harina (no de fuerza)
  • ? cucharaditas de levadura (recomendado)
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla o almendras
  • 1 huevo L a temperatura ambiente
  • 175 g de azúcar glass (no hace falta tamizarlo)
  • 230 g de mantequilla a temperatura ambiente (sin sal)
  • 120 g de tabletas de chocolate
  • Azúcar glass para decorar nuestras pizarras

Elaboración

Para hacer las galletas, primero mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una mezcla blanquecina. Añadimos el huevo y el extracto y seguimos mezclando. Tamizamos la harina, la levadura y la sala. Lo incorporamos todo a la mezcla de mantequilla hasta que quede bien incorporado. Mejor si lo hacemos poco a poco, a cucharadas.

A continuación, hacemos una bola con la masa y la estiramos (también podemos hacer varias bolas, por ejemplo). El grosor debería ser de unos 5 o 6 milímetros, más o menos. Después, cortamos las galletas con un cortador cuadrado. 

Precalentamos el horno a 200º C y partimos la tableta de chocolate en trozos del mismo tamaño que vayamos a hacer las pizarras, siempre un poco más pequeñas que las galletas, claro. Después, ponemos el chocolate sobre los rectángulos de masa de galleta. Recordad que el lado liso de la tableta debe quedar hacia arriba 🙂

Cocemos las galletas en el horno durante unos 7 u 8 minutos aproximadamente. No dejéis que se os tuesten, así sabrán mucho mejor. Estarán listas cuando los bordes empiecen a tener un color más dorado. Inmediatamente después de sacarlas del horno les cortamos los sobrantes para dejar los cantos cuadrados. Los dejamos enfriar y con la ayuda de un palillo de dientes escribimos un mensaje o hacemos un dibujo en la galleta. ¡Ha llegado el momento de ponerse creativo con los peques!

Por último, espolvoreamos el azúcar glass asegurándonos de que se queda bien en los huecos de nuestros dibujos. Luego quitamos el exceso de azúcar con la ayuda de un trapito limpio y… ¡listo! Ya tenemos nuestras pizarras para el inicio del cole.

Los abuelos lo son todo para nuestros peques. Ellos son los que siempre les han estado mimando, así que nada como hacerles un buen homenaje. Por una vez, serán los peques los que cocinen una de las recetas más míticas de todos los tiempos: la tarta de chocolate y galletas (también conocida como Tarta de la Abuela). ¿Quién no ha celebrado cumpleaños y fiestas alrededor de una de estas tartas? Nosotros, sí. Y no solo una vez 🙂

Hoy os traemos una receta facilísima que hemos descubierto en Directo al Paladar. Pero si también queréis cocinar algo antes del postre, te proponemos que le eches un vistazo a nuestros sándwiches de jamón monstruosos o esta receta de pizza casera sin horno y sin levadura que también os van chiflar.

¿Nos ponemos con la tarta? ¡Venga, a por ella!

Ingredientes

  • Galletas rectangulares tipo maría
  • 100 ml leche
  • 15 ml de amaretto (opcional)
  • 500 g de crema de cacao y avellanas
  • 200 g de chocolate fondant
  • 100 ml de nata líquida
  • 40 g de azúcar glasé (opcional)
  • 20 g de mantequilla
  • Fideos de chocolate, M&Ms o lo que más os guste, para decorar.

Elaboración

Antes de nada y, como siempre, reunimos todos los ingredientes que vamos a necesitar. 

Después, preparamos el molde rectangular (de unos 20 cm) en el que vamos a montar nuestra tarta. Lo engrasamos bien con mantequilla y lo forramos con papel sulfurizado. Recuerda que debemos dejar que sobresalga parte del papel por los lados. Así luego será más fácil desmoldar la tarta con facilidad.

Ahora, templamos la crema de cacao y avellanas para que nos resulte más sencillo manejarla. Ponemos el bote en el microondas y le damos dos o tres golpes de calor de unos 30 segundos, a no demasiada potencia y removiendo entre golpe y golpe. Lo que perseguimos es una consistencia untuosa sin que llegue a ser líquida.

A continuación, ponemos la leche en un plato hondo. También puedes añadirle licor de amaretto si tus hijos ya son mayores o si los peques no van a probar la tarta (ya sabes, la seguridad es lo primero). Luego, cogemos una galleta y la mojamos en la leche sin empaparla. Y lo repetimos hasta hasta cubrir con galletas la base de nuestro molde. Si no tienen el mismo ancho que el molde, podemos cortarlas con un cuchillo de sierra para vestir bien toda la superficie.

Cubrimos la primera capa de galletas con una de crema de cacao y avellanas y la extendemos bien. Sobre esta capa montamos otra de galletas, mojándolas previamente en leche como hemos hecho antes. Y así sucesivamente hasta que terminemos la crema, acabando con una capa de galletas. Cubrimos el molde con papel sulfurizado (o envuelto en papel film) y lo dejamos en la nevera reposando.

Pasados 60 minutos, sacamos la tarta del frigorífico, la dejamos atemperar unos minutos y la desmoldamos. Luego la colocamos, boca abajo, sobre una rejilla de horno. Y la rejilla, sobre una bandeja limpia. Nos disponemos a bañar la tarta en chocolate, así que la bandeja recogerá el chocolate sobrante para que podamos utilizarlo en otra elaboración.

Fundimos el chocolate, la nata y el azúcar glas (si habéis decidido utilizarlo) en un recipiente al baño maría o en el microondas a potencia suave y removiendo de vez en cuando. Cuando lo tengamos fundido, batimos hasta homogeneizar y añadimos la mantequilla. Volvemos a batir y por fin, vertemos nuestro glaseado sobre la tarta y lo repartimos bien por toda la superficie sin olvidarnos de los laterales. Cuando acabemos debe estar bien cubierta por todas partes.

Decoramos la tarta al gusto y… ¡Perfecta! ¡Ya estará lista para comer!