Entradas blog

¿No sabes de qué darles de merienda a tus hijos? ¿Te has quedado sin ideas para el bocadillo del cole? Si te has bloqueado y ya no sabes de qué prepararlos… ¡Aquí van algunas opciones para que los peques no se aburran de comer lo mismo todos los días!

Bocatas: Los bocadillos y los sándwiches son los reyes de cualquier merienda. Las variedades son muchísimas, puedes hacerlos fríos o calientes, y te permiten combinar muchos ingredientes. Aquí os dejamos 4 ideas distintas que seguro les encantarán:

  • Nuestro favorito: Bocata de Pechuga de Pavo Premium o Jamón Cocido Entero con queso, tomate, aguacate, espinaca fresca.
  • Bocata de atún al natural (conserva) o salmón con aguacate, lechuga, tomate, espinaca fresca, aceitunas, y zanahoria rallada.
  • Bocata de paté del sabor que prefieras, pero para hacerlo más interesante, acompáñalo con tomate y aguacate.
  • Bocata de tortilla francesa con queso, lechuga, tomate, aguacate y espinacas frescas.

Lo más importante para conquistar su paladar es hacerlos jugosos y para esto tenemos 3 grandes aliados: el aceite de oliva, el tomate y el aguacate. 

Alternativas al bocata: Si todavía son pequeños para comer bocata, o no les va demasiado, o simplemente les apetece variar y no comer todos los días bocadillo, existen algunas alternativas perfectamente válidas, como por ejemplo:

  • Fruta: La fruta es indispensable en cualquier dieta e introducirla entre horas y como tentempié nos permitirá tener meriendas para llevar fáciles y saludables: plátano, mandarina, uvas,…
  • Un pequeño bizcocho o un par de galletas caseras. ¿A quién no le gusta un dulce? Está claro que no todos los días se pueden comer pero son una buena opción de meriendas saludables para niños de forma eventual o en días especiales. 
  • Palitos de pan: Son el aperitivo saludable más deseado.

Y esto lo podemos acompañar con un poco de Pavo Relleno Trufado, queso en cuña, frutos secos…

Los frutos secos siempre son una opción muy saludable, pero hay que tener en cuenta que no se recomiendan enteros antes de los 5 años, por lo que si tus hijos son más pequeños los puedes utilizar, pero en forma de crema que sólo contenga este ingrediente cómo una crema de avellana sola o mezclada con un poco de chocolate negro de alto porcentaje en cacao, que les encanta y que puedes poner de relleno de sus bocadillos.

Lo único que tenemos que hacer es encontrar el equilibrio para que sean variadas, nutritivas, sin ser excesivamente calóricas, no se queden con hambre y repongan energía.

 

Parece que estamos perdiendo las buenas costumbres. Hace un par de décadas lo que se repartía en los recreos era un buen bocadillo. Jamón, lomo, queso…cualquier opción era buena, pero parece ser que las cosas han cambiado y la bollería industrial y las gominolas nos invaden, y esto no me gusta tanto, y menos a diario.

El bocadillo es algo de toda la vida y algo que tiene que continuar entre nosotros. Tenemos que educar a nuestros niños en este formato de comida para la media mañana o la media tarde. Un buen bocadillo es algo placentero, y un buen bocadillo de lomo a la plancha con queso, mucho mejor.
Es sencillo, rápido y nos puede sacar de más de un apuro, ¿de cuantos apuros nos ha sacado en las excursiones del colegio?. Tan sencillo como tener cinta de lomo en casa, un buen queso y pan.

Ingredientes:

– 3 filetes de lomo por persona
– 4 lonchas de queso
– Pan integral (vamos a darle el toque nutricional a esta receta)

Preparación:

Freímos los filetes con un poco de aceite (para que no se nos peguen). Vuelta y vuelta al lomo. El jugo que sueltan los filetes nos vendrá bien a la hora de hacer más jugoso el bocadillo. Abrimos el pan, colocamos el queso y encima los filetes, de esta manera el queso se derretirá y quedará mucho mejor. La tapa de pan que quede suelta la mojamos un poco con el jugo del filete de la sartén. Esto es lo menos formal pero lo que a todo el mundo gusta.

Sólo queda disfrutar.
Y lo mejor de todo que te lo puedes llevar donde quieras. Comer en casa, en la calle o sentado en una piedra en el campo, pero ¡cuidado que se enfría!