COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • Rebanada de pan rústico tostado o Mollete Antequerano
  • 3 ó 4 lonchas de grosor medio de Pollo relleno 
  • Tomatitos cherry
  • Hojas de lechugas variadas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal al gusto

 

COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • Rebanada de Mollete Antequerano
  • 3 ó 4 lonchas de grosor medio de Pollo relleno Asado al horno
  • Mousse de queso con nueces
  • Lechuga Iceberg
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal al gusto

 

COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • Rebanada de pan rústico multicereales
  • 3 ó 4 lonchas de Jamón finas hierbas Cocido Extra
  • 2 ó 3 fresas grandes loncheadas
  • Hojas de espinaca
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

 

COMENSALES: 1

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • Rebanada de pan rústico tostado
  • 3 ó 4 lonchas de Pechuga de Pollo asada al horno
  • Queso azul
  • Nueces
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal al gusto

 

COMENSALES: 2

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 30 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • 50 gr de quinoa blanca y roja en crudo
  • 100 gr de agua
  • 5 o 6 lonchas de pechuga de pollo
  • ¼ de cebolla morada
  • ½ tomate
  • 1 cda. de queso feta
  • Un puñado de berros
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Unas hojitas de menta

PREPARACIÓN:

Lava y escurre muy bien la quinoa y reserva. En un cazo, pon el agua con sal al gusto y lleva a ebullición. Agrega la quinoa, baja el fuego y cocina a fuego suave durante 15 minutos. Si durante el proceso la quinoa se queda sin agua, se puede agregar un poquito más.

Una vez cocida, escurre con un colador el exceso de agua de la quinoa y sirve en un plato.

Por otro lado, corta el tomate y la cebolla en trozos pequeños. Añádelos al plato de la quinoa y haz lo mismo con el queso y los berros. Salpimenta al gusto y aliña con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Mezcla bien.

Enrolla las lonchas de pollo y colócalas sobre la ensalada. Decora con unas hojitas de menta y sirve el plato en frío o templado.

OMENSALES: 6 pinchos

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

DIFICULTAD: fácil

INGREDIENTES:

  • ½ barra de pan 
  • 6 cdas. de queso ricota
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 mango
  • 12 lonchas de pechuga de pollo
  • Albahaca fresca

PREPARACIÓN:

Corta la barra de pan en 6 rebanadas de un dedo y medio de grosor. 

Sobre las mismas, unta el queso ricota y salpiméntalo al gusto. 

Por otro lado, corta el mango en gajos y coloca un par de ellos sobre cada pincho. Añade un par de lonchas de pollo sobre cada uno y finaliza decorando con unas hojitas pequeñas de albahaca fresca.

El trabajo, la familia, los recados, los quehaceres de la casa… nuestro día a día puede estar repleto de tareas que hacen que nos sentemos a la mesa sin haber planificado nuestro menú. Por eso te lo queremos poner muy fácil y proporcionarte un menú semanal saludable y para toda la familia. 

Entre las propuestas incluimos pescados, carnes, verduras, arroces, pasta, legumbres, ideas para el aperitivo y también caprichos dulces. Esta es una guía preparada para que puedas adaptarla a tu gusto y necesidades del momento, cambiando el orden de las comidas, comidas por cenas, variando las recetas, etc.

 

¿Cómo debe ser un
menú semanal saludable?


Sabemos que hay que seguir una dieta saludable y equilibrada. Pero…, ¿qué tiene que llevar exactamente esa dieta y cómo se traduce en un menú semanal saludable?

 

La mitad del plato: vegetales 

Llena la mitad del plato de verduras y hortalizas y, al menos, en una de las comidas del día que estas sean crudas, aunque puedes combinar también la verdura cruda y la cocida en una misma comida. Esto equivale también a un tazón de crema o sopa de verduras. Escoge los vegetales de todos los colores y limita el aceite que añades (máximo 3 cucharadas al día).

 

Un cuarto del plato: proteínas ligeras

Pollo, pavo, pescado, huevos, legumbres, tofu… La ración es lo que equivaldría a la palma de la mano, o al puño cerrado.

 

Otro cuarto del plato: cereales, mejor integrales

Trigo, quinoa, avena, arroz… Esto equivaldría a un par de rebanadas de pan integral, una patata del tamaño de un huevo, y a media taza de arroz, pasta o cereal.

 

Postre y bebida

De postre, una pieza de fruta o un yogur. Y para beber, agua, té, café o infusiones. Y si tomas leche, un vaso al día.

 

Para desayunar

Combina un lácteo por el aporte de calcio; hidratos de carbono, como pan y cereales sin azucarar (avena, por ejemplo); proteínas (huevo, queso, pavo, yogur, atún…) y fruta.

 

Media mañana y merienda

Son buenos momentos para incluir un aporte de grasas saludables en forma de frutos secos. También puedes optar por un yogur con fruta o por fruta con una onza de chocolate negro.

 

Ejemplo de un menú
semanal saludable y fácil de seguir


LUNES

  • Desayuno: tostada de pan integral con tomate y aguacate y yogur con pera.
  • Comida: Pechuga Entera de Pavo Asada con verduras (calabacín, pimiento verde, cebolla, tomate y setas) y especias.
  • Merienda: bol de yogur natural con nueces, fresas y coco rallado.
  • Cena: crema de calabaza y cebolla con garbanzos tostados y huevo duro.

MARTES

  • Desayuno: bol de yogur con manzana. 
  • Comida: crema de puerros y manzana + solomillo de cerdo con arroz integral.
  • Merienda: yogur natural con fresas.
  • Cena: ensalada de canónigos, cuscús y remolacha con halibut. 

MIÉRCOLES

  • Desayuno: tostada con tomate y tortilla de calabacín con Pechuga de Pavo Reducida en Sal y Baja en Grasa.
  • Comida: ensalada de quinoa, brócoli, atún y pimiento del piquillo.
  • Merienda: Tortitas con crema de cacahuete y frambuesas.
  • Cena: gazpacho de fresas y tostadas con revuelto de tofu con champiñones y espárragos trigueros. 

JUEVES

  • Desayuno: tostada de queso y tomate y fruta.
  • Comida: berenjenas rellenas con verdura (calabacín, cebolla, pimiento rojo y verde, champiñones), pollo asado relleno,  huevo duro y queso rallado.
  • Merienda: yogur con arándanos y pistachos.
  • Cena: lubina al horno con verduritas (calabacín, pimiento rojo, pimiento amarillo y champiñones) y cuscús al estilo marroquí.

VIERNES

  • Desayuno: porridge de avena con yogur vegetal (soja, avena…), semillas de chía y frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos…).
  • Comida: espaguetis de calabacín salteados con quinoa, gambitas, calamares y ajo.
  • Merienda: pudin de chía con fruta (plátano, fresa) y canela.
  • Cena: ensalada de rúcula, (con tomate, queso y Jamón cocido entero y tostada con crema de guisantes y huevo

SÁBADO

  • Desayuno: tostadas con plátano y crema de cacahuete.
  • Comida: boquerones al horno y espaguetis salteados con cherrys.
  • Merienda: galletas de avena, plátano y chispas de chocolate.
  • Cena: alcachofas con contramuslo de pollo, champiñones salteados y tostada integral.

DOMINGO

  • Desayuno: creps rellenos de frutas y canela.
  • Comida: langostinos salteados con verduras y fideos de arroz.
  • Merienda: macedonia de frutas (kiwi, plátano, manzana, fresas, naranja, uvas negras).
  • Cena: ensalada de lentejas (con pimiento rojo, cebolla, aguacate, tomate, pepinillos, aceitunas y mejillones).

 

Se acercan las fiestas y, con ellas, las ganas de sorprender a nuestros invitados y familiares y celebrar la Navidad frente a deliciosos platos elaborados con dedicación y mucho cariño. Si quieres apostar por una receta infalible, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

A pocos días de su llegada, el menú de Nochebuena y Navidad se convierten en los protagonistas de las conversaciones telefónicas y para deleitar el paladar de los comensales más exigentes, hemos elegido hacer uno de los platos más populares de la Navidad: El Solomillo Wellington.

Ingredientes:

  •  1 unidad de solomillo Tello 
  •  2 láminas de hojaldre
  •  1 paquete de champiñones
  •  1 lata de paté de pato
  •  2 unidades de Cebollinos
  •  2 unidades de Claras de huevo
  •  Harina
  •  1 pizca de Pimienta negra molida
  •  1 pizca de Sal
  •  1 chorro de Aceite de oliva

Cómo hacer Solomillo de Navidad:

  1. En una fuente lo suficientemente grande, doramos el solomillo con un poco de aceite y salpimenta al gusto. Los jugos del solomillo deben mantenerse en el cálido interior de la carne.
  2. Retiramos el solomillo de ternera y aprovechamos el jugo restante para pochar los cebollinos y los champiñones cortados en láminas.
  3. Cuando comiencen a ablandarse, agregamos el paté de pato y removemos hasta que este prácticamente se funda con el resto de los ingredientes.
  4. Estiramos la masa de hojaldre sobre la encimera enharinada con ayuda de un rodillo. Dejamos la masa fina, pero no tan fina como para que se debilite al manipularla.
  5. Extendemos una capa de champiñones y cebollino sobre el centro de la masa, será el lecho del solomillo, por lo que colocamos la carne encima.
  6. Cubrimos el solomillo con otra capa de setas y envolvemos suavemente el mismo con láminas de hojaldre. Luego, con un pincel y clara de huevo, sellamos el hojaldre.
  7. Horneamos el solomillo Wellington a 150ºC durante 30 minutos, algo más si no tienes turbo, y comprueba que esté dorado. Cuando esté listo, servimos caliente acompañado de una ensalada de frutas.

¡Y listo para disfrutarlo con toda la familia! Si te ha gustado esta receta, te recomendamos que visites nuestra sección de Recetas en la que podrás encontrar fabulosas ideas para estas fiestas y con las que te convertirás en todo un maestr@ de la cocina.

 

Ya sea porque desde el cole los han tenido que enviar a casa unos días y las clases presenciales pasan a ser online, porque han bajado mucho las temperaturas o porque por responsabilidad social no pueden salir a jugar con sus amiguitos, ahora los peques pasan muchas horas encerrados en casa y no saben qué hacer para pasar el tiempo.

Pues bien, si los peques se aburren, ¡invítalos a cocinar contigo! Para los niños, cocinar también es jugar, aprender, y una forma extraordinaria de educar.

La cocina es un lugar mágico para los peques de la casa, y a ellos les encanta ayudarnos

A los peques les divierte cocinar y ¡no es para menos! Cocinando pueden, jugar con masa, ensuciarse y ¡picotear cosas ricas! Pero, hay que elegir bien, qué recetas vamos a preparar juntos.

Ahora que el frío ya está aquí y con él apetecen comidas calentitas y sobre todo reconfortantes. Y si tienes niños, sabrás que para cocinar con ellos, existen dos leyes fundamentales: que sea fácil de preparar y que esté muy rico. De esta forma podremos tenerles ocupados y pasaremos la mañana o la tarde disfrutando juntos. Además, cuando hay niños en la mesa, las recetas si son divertidas, dos veces buenas.  

Palitos de hojaldre con pavo mostaza, Pechuga de Pavo y queso Parmesano 

Ingredientes: 

Elaboración: 

  1. El primer paso que hay que llevar a cabo para hacer nuestros palitos de hojaldre con parmesano es, rallar la cuña de queso en un bowl.
  2. Una vez tenemos todo el parmesano, le agregamos orégano a gusto de cada uno, y la sal gorda. Si queremos darle un toque diferente, le podemos añadir un poco de tomillo. Lo removemos todo bien con un tenedor.
  3. Desenrollamos la masa y le pasamos un rodillo para que se extienda bien, y así sacar más palitos. Precalentamos el horno al máximo.
  4. Una vez tenemos la masa extendida cogemos la mezcla y lo esparcimos por toda la masa e incorporamos la Pechuga de Pavo Reducida en Sal y Baja en Grasa.
  5. Luego cogemos un cuchillo o bien un cortapizzas y cortamos el hojaldre intentando hacer que todos los trozos tengan el mismo grosor, da igual si nos salen un poco torcidas.
  6. Una vez tengamos toda la masa cortada pasaremos a forrar con papel sulfurizado una bandeja de horno.
  7. A continuación, iremos separando con cuidado los pedazos de masa que hemos cortado previamente, y los colocaremos en la bandeja de horno después de haberles dado dos vueltas al hojaldre.
  8. Por último, batiremos el huevo, y barnizaremos los palitos con él. Bajamos el horno a 150 grados y metemos la bandeja, y lo dejaremos unos 15 minutos.

¡Y ya tenemos nuestra receta de palitos, una idea fácil que encantará a todos!

Se ha acabado el verano y es hora de que los niños vuelvan al cole. Y para ello, nada mejor que pasar tiempo con ellos preparando una de esas ideas que tanto nos gustan: pizarras comestibles. Como lo lees. Unas galletas con chocolate riquísimas en las que podemos escribir lo que queramos y luego… ¡comérnoslas! ¿A que pinta bien?

En nuestro blog ya hemos compartido contigo algunas recetas con chocolate, ¿recuerdas? De todas formas, si lo que buscas son más ideas para compartir los más peques de la casa, aquí te dejamos esta receta de pizza casera sin horno y sin levadura o estas ideas para cocinar con niños los fines de semana. ¡Que aproveche! 

Ingredientes

  • 425 g de harina (no de fuerza)
  • ? cucharaditas de levadura (recomendado)
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla o almendras
  • 1 huevo L a temperatura ambiente
  • 175 g de azúcar glass (no hace falta tamizarlo)
  • 230 g de mantequilla a temperatura ambiente (sin sal)
  • 120 g de tabletas de chocolate
  • Azúcar glass para decorar nuestras pizarras

Elaboración

Para hacer las galletas, primero mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una mezcla blanquecina. Añadimos el huevo y el extracto y seguimos mezclando. Tamizamos la harina, la levadura y la sala. Lo incorporamos todo a la mezcla de mantequilla hasta que quede bien incorporado. Mejor si lo hacemos poco a poco, a cucharadas.

A continuación, hacemos una bola con la masa y la estiramos (también podemos hacer varias bolas, por ejemplo). El grosor debería ser de unos 5 o 6 milímetros, más o menos. Después, cortamos las galletas con un cortador cuadrado. 

Precalentamos el horno a 200º C y partimos la tableta de chocolate en trozos del mismo tamaño que vayamos a hacer las pizarras, siempre un poco más pequeñas que las galletas, claro. Después, ponemos el chocolate sobre los rectángulos de masa de galleta. Recordad que el lado liso de la tableta debe quedar hacia arriba 🙂

Cocemos las galletas en el horno durante unos 7 u 8 minutos aproximadamente. No dejéis que se os tuesten, así sabrán mucho mejor. Estarán listas cuando los bordes empiecen a tener un color más dorado. Inmediatamente después de sacarlas del horno les cortamos los sobrantes para dejar los cantos cuadrados. Los dejamos enfriar y con la ayuda de un palillo de dientes escribimos un mensaje o hacemos un dibujo en la galleta. ¡Ha llegado el momento de ponerse creativo con los peques!

Por último, espolvoreamos el azúcar glass asegurándonos de que se queda bien en los huecos de nuestros dibujos. Luego quitamos el exceso de azúcar con la ayuda de un trapito limpio y… ¡listo! Ya tenemos nuestras pizarras para el inicio del cole.