Entradas blog

Comienza el día con un aporte de nutrientes y energía

Se trata de la comida más importante del día, la que te prepara para afrontar la jornada con energía y vitalidad. Un desayuno energético y saludable debe contener proteínas, hidratos de carbono de digestión lenta y frutas o verduras. Por eso aquí te dejamos 5 ideas que te van a encantar:


1.  PAN CON TOMATE Y JAMÓN

El jamón es una de las mejores opciones para disfrutar de un buen desayuno y, de hecho, la más exquisita para comenzar el día con fuerza. Es un alimento rico en proteínas, minerales, hierro, vitamina B1 y vitamina B12 y, además, es uno de los alimentos con mayor aporte de sodio.

Ingredientes: 

 


2. TOSTA DE AGUACATE

El aguacate es una fuente excelente de ácidos grasos omega 3, que ayudan a frenar el envejecimiento celular y algunos trastornos relacionados con el deterioro cognitivo. Esta fruta nos ayuda a mejorar la comunicación entre las neuronas y las funciones cerebrales. Hay mil combinaciones posibles: con huevo (cocido o revuelto), salmón, atún, anchoas, o nuestra favorita, con jamón.

Ingredientes: 

  • Pan integral o el que sea de tu gusto
  • Tomate
  • Aguacate
  • Sal
  • Orégano
  • Jamón Serrano

 


3. HUEVOS REVUELTOS CON JAMÓN COCIDO

El huevo es un alimento altamente nutritivo debido a su elevado aporte nutricional. La proteína del huevo es considerada la proteína de mayor valor biológico, ya que contiene los aminoácidos esenciales para el organismo. 

Ingredientes: 

 


4. MELÓN CON JAMÓN

El melón contiene gran cantidad de vitaminas y antioxidantes naturales que te ayudarán a comenzar mejor el día. Al estar compuesto por un 90% de agua, evita la retención de líquidos y por lo tanto, ayuda a desintoxicar el organismo.

Ingredientes: 

 


5. TOSTADA CON ACEITE Y PAVO

El pavo, además de ser una proteína de alta calidad, ayuda a mantener los niveles de saciedad y en el caso de la pechuga aporta minerales, y vitaminas del grupo B.

Ingredientes:

 


En definitiva, un desayuno sano y equilibrado, que nos ayude a empezar el día con las pilas bien cargadas, deberá ser energético, rico en vitaminas, minerales, proteínas y líquido.

El trabajo, la familia, los recados, los quehaceres de la casa… nuestro día a día puede estar repleto de tareas que hacen que nos sentemos a la mesa sin haber planificado nuestro menú. Por eso te lo queremos poner muy fácil y proporcionarte un menú semanal saludable y para toda la familia. 

Entre las propuestas incluimos pescados, carnes, verduras, arroces, pasta, legumbres, ideas para el aperitivo y también caprichos dulces. Esta es una guía preparada para que puedas adaptarla a tu gusto y necesidades del momento, cambiando el orden de las comidas, comidas por cenas, variando las recetas, etc.

 

¿Cómo debe ser un
menú semanal saludable?


Sabemos que hay que seguir una dieta saludable y equilibrada. Pero…, ¿qué tiene que llevar exactamente esa dieta y cómo se traduce en un menú semanal saludable?

 

La mitad del plato: vegetales 

Llena la mitad del plato de verduras y hortalizas y, al menos, en una de las comidas del día que estas sean crudas, aunque puedes combinar también la verdura cruda y la cocida en una misma comida. Esto equivale también a un tazón de crema o sopa de verduras. Escoge los vegetales de todos los colores y limita el aceite que añades (máximo 3 cucharadas al día).

 

Un cuarto del plato: proteínas ligeras

Pollo, pavo, pescado, huevos, legumbres, tofu… La ración es lo que equivaldría a la palma de la mano, o al puño cerrado.

 

Otro cuarto del plato: cereales, mejor integrales

Trigo, quinoa, avena, arroz… Esto equivaldría a un par de rebanadas de pan integral, una patata del tamaño de un huevo, y a media taza de arroz, pasta o cereal.

 

Postre y bebida

De postre, una pieza de fruta o un yogur. Y para beber, agua, té, café o infusiones. Y si tomas leche, un vaso al día.

 

Para desayunar

Combina un lácteo por el aporte de calcio; hidratos de carbono, como pan y cereales sin azucarar (avena, por ejemplo); proteínas (huevo, queso, pavo, yogur, atún…) y fruta.

 

Media mañana y merienda

Son buenos momentos para incluir un aporte de grasas saludables en forma de frutos secos. También puedes optar por un yogur con fruta o por fruta con una onza de chocolate negro.

 

Ejemplo de un menú
semanal saludable y fácil de seguir


LUNES

  • Desayuno: tostada de pan integral con tomate y aguacate y yogur con pera.
  • Comida: Pechuga Entera de Pavo Asada con verduras (calabacín, pimiento verde, cebolla, tomate y setas) y especias.
  • Merienda: bol de yogur natural con nueces, fresas y coco rallado.
  • Cena: crema de calabaza y cebolla con garbanzos tostados y huevo duro.

MARTES

  • Desayuno: bol de yogur con manzana. 
  • Comida: crema de puerros y manzana + solomillo de cerdo con arroz integral.
  • Merienda: yogur natural con fresas.
  • Cena: ensalada de canónigos, cuscús y remolacha con halibut. 

MIÉRCOLES

  • Desayuno: tostada con tomate y tortilla de calabacín con Pechuga de Pavo Reducida en Sal y Baja en Grasa.
  • Comida: ensalada de quinoa, brócoli, atún y pimiento del piquillo.
  • Merienda: Tortitas con crema de cacahuete y frambuesas.
  • Cena: gazpacho de fresas y tostadas con revuelto de tofu con champiñones y espárragos trigueros. 

JUEVES

  • Desayuno: tostada de queso y tomate y fruta.
  • Comida: berenjenas rellenas con verdura (calabacín, cebolla, pimiento rojo y verde, champiñones), pollo asado relleno,  huevo duro y queso rallado.
  • Merienda: yogur con arándanos y pistachos.
  • Cena: lubina al horno con verduritas (calabacín, pimiento rojo, pimiento amarillo y champiñones) y cuscús al estilo marroquí.

VIERNES

  • Desayuno: porridge de avena con yogur vegetal (soja, avena…), semillas de chía y frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos…).
  • Comida: espaguetis de calabacín salteados con quinoa, gambitas, calamares y ajo.
  • Merienda: pudin de chía con fruta (plátano, fresa) y canela.
  • Cena: ensalada de rúcula, (con tomate, queso y Jamón cocido entero y tostada con crema de guisantes y huevo

SÁBADO

  • Desayuno: tostadas con plátano y crema de cacahuete.
  • Comida: boquerones al horno y espaguetis salteados con cherrys.
  • Merienda: galletas de avena, plátano y chispas de chocolate.
  • Cena: alcachofas con contramuslo de pollo, champiñones salteados y tostada integral.

DOMINGO

  • Desayuno: creps rellenos de frutas y canela.
  • Comida: langostinos salteados con verduras y fideos de arroz.
  • Merienda: macedonia de frutas (kiwi, plátano, manzana, fresas, naranja, uvas negras).
  • Cena: ensalada de lentejas (con pimiento rojo, cebolla, aguacate, tomate, pepinillos, aceitunas y mejillones).

 

Se acercan las fiestas y, con ellas, las ganas de sorprender a nuestros invitados y familiares y celebrar la Navidad frente a deliciosos platos elaborados con dedicación y mucho cariño. Si quieres apostar por una receta infalible, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

A pocos días de su llegada, el menú de Nochebuena y Navidad se convierten en los protagonistas de las conversaciones telefónicas y para deleitar el paladar de los comensales más exigentes, hemos elegido hacer uno de los platos más populares de la Navidad: El Solomillo Wellington.

Ingredientes:

  •  1 unidad de solomillo Tello 
  •  2 láminas de hojaldre
  •  1 paquete de champiñones
  •  1 lata de paté de pato
  •  2 unidades de Cebollinos
  •  2 unidades de Claras de huevo
  •  Harina
  •  1 pizca de Pimienta negra molida
  •  1 pizca de Sal
  •  1 chorro de Aceite de oliva

Cómo hacer Solomillo de Navidad:

  1. En una fuente lo suficientemente grande, doramos el solomillo con un poco de aceite y salpimenta al gusto. Los jugos del solomillo deben mantenerse en el cálido interior de la carne.
  2. Retiramos el solomillo de ternera y aprovechamos el jugo restante para pochar los cebollinos y los champiñones cortados en láminas.
  3. Cuando comiencen a ablandarse, agregamos el paté de pato y removemos hasta que este prácticamente se funda con el resto de los ingredientes.
  4. Estiramos la masa de hojaldre sobre la encimera enharinada con ayuda de un rodillo. Dejamos la masa fina, pero no tan fina como para que se debilite al manipularla.
  5. Extendemos una capa de champiñones y cebollino sobre el centro de la masa, será el lecho del solomillo, por lo que colocamos la carne encima.
  6. Cubrimos el solomillo con otra capa de setas y envolvemos suavemente el mismo con láminas de hojaldre. Luego, con un pincel y clara de huevo, sellamos el hojaldre.
  7. Horneamos el solomillo Wellington a 150ºC durante 30 minutos, algo más si no tienes turbo, y comprueba que esté dorado. Cuando esté listo, servimos caliente acompañado de una ensalada de frutas.

¡Y listo para disfrutarlo con toda la familia! Si te ha gustado esta receta, te recomendamos que visites nuestra sección de Recetas en la que podrás encontrar fabulosas ideas para estas fiestas y con las que te convertirás en todo un maestr@ de la cocina.

 

Ya sea porque desde el cole los han tenido que enviar a casa unos días y las clases presenciales pasan a ser online, porque han bajado mucho las temperaturas o porque por responsabilidad social no pueden salir a jugar con sus amiguitos, ahora los peques pasan muchas horas encerrados en casa y no saben qué hacer para pasar el tiempo.

Pues bien, si los peques se aburren, ¡invítalos a cocinar contigo! Para los niños, cocinar también es jugar, aprender, y una forma extraordinaria de educar.

La cocina es un lugar mágico para los peques de la casa, y a ellos les encanta ayudarnos

A los peques les divierte cocinar y ¡no es para menos! Cocinando pueden, jugar con masa, ensuciarse y ¡picotear cosas ricas! Pero, hay que elegir bien, qué recetas vamos a preparar juntos.

Ahora que el frío ya está aquí y con él apetecen comidas calentitas y sobre todo reconfortantes. Y si tienes niños, sabrás que para cocinar con ellos, existen dos leyes fundamentales: que sea fácil de preparar y que esté muy rico. De esta forma podremos tenerles ocupados y pasaremos la mañana o la tarde disfrutando juntos. Además, cuando hay niños en la mesa, las recetas si son divertidas, dos veces buenas.  

Palitos de hojaldre con pavo mostaza, Pechuga de Pavo y queso Parmesano 

Ingredientes: 

Elaboración: 

  1. El primer paso que hay que llevar a cabo para hacer nuestros palitos de hojaldre con parmesano es, rallar la cuña de queso en un bowl.
  2. Una vez tenemos todo el parmesano, le agregamos orégano a gusto de cada uno, y la sal gorda. Si queremos darle un toque diferente, le podemos añadir un poco de tomillo. Lo removemos todo bien con un tenedor.
  3. Desenrollamos la masa y le pasamos un rodillo para que se extienda bien, y así sacar más palitos. Precalentamos el horno al máximo.
  4. Una vez tenemos la masa extendida cogemos la mezcla y lo esparcimos por toda la masa e incorporamos la Pechuga de Pavo Reducida en Sal y Baja en Grasa.
  5. Luego cogemos un cuchillo o bien un cortapizzas y cortamos el hojaldre intentando hacer que todos los trozos tengan el mismo grosor, da igual si nos salen un poco torcidas.
  6. Una vez tengamos toda la masa cortada pasaremos a forrar con papel sulfurizado una bandeja de horno.
  7. A continuación, iremos separando con cuidado los pedazos de masa que hemos cortado previamente, y los colocaremos en la bandeja de horno después de haberles dado dos vueltas al hojaldre.
  8. Por último, batiremos el huevo, y barnizaremos los palitos con él. Bajamos el horno a 150 grados y metemos la bandeja, y lo dejaremos unos 15 minutos.

¡Y ya tenemos nuestra receta de palitos, una idea fácil que encantará a todos!

A nuestro asesor gastronómico, Erlantz Gorostiza, le pirra el Bacon ahumado Tello. Por eso este mes nos ha preparado una receta en la que es el auténtico protagonista: Quiche ‘Tontaine’. Este plato que es muy típico en Bélgica y en el norte de Francia tiene ingredientes sencillos, es muy fácil de preparar y lo mejor de todo: está para chuparse los dedos. 

Pero vamos, como todas las recetas de Erlantz, que nos abren el apetito a cualquier hora del día. Si te apetece echar un vistazo a algunas otras, no puedes perderte este plato de tomates rellenos de carne, sus macarrones con chistorra Tello o su sándwich gitano. ¡Menudo festín!

Toma nota de la receta de Quiche ‘Tontaine’ que te traemos hoy. Estamos completamente seguros de que siguiéndola paso a paso, al final vas a obtener un plato exquisito que compartir con tu familia. ¡Que aproveche!

Ingredientes

  • 4 lonchas de Bacon ahumado Tello de 0,5 cm. de grosor
  • 10 chalotas gruesas en tiras finas
  • 2 dientes de ajo picado
  • Tomillo fresco
  • 2 puñados de hojas de espinacas crudas, lavadas
  • 8 barritas de pan 
  • 6 huevos 
  • 3,5 dl. de nata líquida
  • 200 g de queso tipo feta
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta molida

Elaboración

Para empezar, encendemos el horno a 200ºC. 

Sobre la tabla, cortamos el Bacon ahumado Tello en lardones de 2 centímetros. Lo sofreímos unos segundos y añadimos la chalota, el ajo y el tomillo deshojado. Nos aseguramos de pochar los ingredientes durante 10 minutos más o menos. 

Mientras tanto, forramos un molde con el pan, con la parte plana tocando el fondo. Batimos los huevos con la nata y salpimentamos para darle gusto. Después, añadimos las espinacas al sofrito y salpimentamos también.

Estiramos el sofrito sobre el fondo de pan y colocamos encima el queso y la albahaca, rotos y desperdigados por todo el molde. 

Acabado y presentación

Vertimos la mezcla de huevos en la boca del horno y horneamos durante 20 minutos. Y solo lo sacamos cuando la superficie tenga un delicioso tono dorado.

El truco del chef

Recuerda que es muy importante precocinar no solo los embutidos frescos, sino también las carnes y las verduras que vayamos a incorporar a nuestras quiches. De lo contrario, soltarán las grasas y los jugos cuando la mezcla se esté cocinando y el resultado no será el más ideal. 

El verano no puede acabar sin que nos metamos en la cocina con nuestros peques para preparar una de esas recetas deliciosas que acostumbramos a traerte a nuestro blog. ¿Quién puede decirle que no a unos libritos de lomo con Jamón Cocido Tello y queso fundido? Nosotros, desde luego que no. Este plato lo tiene todo para convertirse en uno de los preferidos de toda la familia.

Aquí abajo te dejamos los ingredientes y el paso a paso para que podáis prepararlos. Pero no olvides que en los últimos meses hemos ido publicando otras ideas igual de estupendas que la que te presentamos hoy. Por ejemplo, esta receta de pizza casera sin horno y sin levadura perfecta para las cenas del fin de semana o nuestra tarta de la abuela, ideal para celebrar todo lo que queráis celebrar.

Ahora, ¡a por los libritos!

Ingredientes

  • 6 filetes de lomo de cerdo en libritos
  • 6 lonchas de queso 
  • 6 lonchas de Jamón Cocido Tello
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra para freír

Elaboración

Como siempre, antes de empezar reunimos todos los ingredientes que vamos a necesitar. Así los tendremos a mano.

Después, extendemos los libritos de lomo de cerdo sobre una superficie limpia y los salamos. Cubrimos cada librito con una loncha de queso y sobre ella colocamos una loncha de cualquiera de nuestros Jamones Cocidos Tello. Esta receta está riquísima con nuestro Jamón Braseado. Mmmm… se nos hace la boca agua.

El siguiente paso consiste en doblar los libritos y pasarlos por huevo batido y pan rallado. Recuerda que para que no se abran al freírlos, podemos cerrar los bordes con uno o dos palillos. Así nos quedarán perfectos.

Luego, calentamos abundante aceite de oliva y freímos los libritos por los dos lados. El secreto está en que queden bien dorados. Al sacarlos de la sartén, les quitaremos el exceso de aceite colocándolos sobre un plato con papel de cocina. Y los serviremos enseguida. Eso sí, ¡acordaos de quitarle los palillos! ¡Que aproveche!

A los niños les gusta muchísimo la pizza y también pasar tiempo con su familia haciendo cosas divertidas. ¿Y a quién no? Por eso hoy queremos enseñarte esta riquísima receta de pizza que hemos encontrado en el canal de Paulina Cocina para que, además de disfrutar comiéndola, toda la familia se lo pase en grande cocinándola. Es tan fácil de preparar que ni siquiera necesita horno. Con una sartén y una tapadera será más que suficiente 🙂 

¿Quieres ver cómo se hace? Vamos con ello. Pero antes, recuerda que también hemos publicado recientemente esta receta de tarta de manzana y miel o estos sándwiches de jamón monstruosos que seguro que también os pirran. 

Ingredientes

  • 1 ½  taza de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 11 cucharadas de agua
  • Salsa de tomate
  • Queso mozzarella
  • Jamón York Tello
  • Orégano

Elaboración

Antes de nada reunimos todos los ingredientes que vamos a necesitar. 

Para la masa, ponemos todos los ingredientes secos en un bol y los mezclamos bien: la harina, la levadura química y la sal. A continuación, agregamos los líquidos: el agua y el aceite. Y volvemos a mezclarlo todo.

Si os queda demasiado líquida podéis añadir un poco más de harina. Y si os queda demasiado seca, un poco más de agua. El objetivo es que el resultado sea una masa con humedad que no se pegue en los dedos. 

Después amasamos durante un par de minutos y la dejamos reposar entre 5 y 10 minutos. Así la masa estará más maleable y suave, perfecta para cortarla en dos y empezar a extenderla con un rodillo para darle una forma circular.

A continuación, ponemos la masa en una sartén a fuego lengo y presionamos con los dedos para hacer un pequeño borde alrededor.

Mientras mantenemos la masa a fuego lento, añadimos la salsa de tomate, el queso mozzarella, el Jamón York Tello (o cualquiera de nuestros riquísimos toppings) y un poco de orégano.

Por último, le ponemos la tapadera a la sartén para que se derrita bien el queso. Mejor si tiene agujeritos, así evitaremos que el vapor se condense y moje la masa. Y después de algunos minutos, cuando notéis que la masa ya está crujiente… ¡ya tendréis vuestra pizza!

¿En qué se diferencia esta pizza de las que hacemos en el horno?

La única diferencia es que los bordes no quedan tan crujientes como en el horno. Notaréis que están tan esponjosos como el resto de la masa por lo que es ideal para que los niños puedan masticarla sin problemas 🙂

Aunque ahora no podamos, cuando llega el buen tiempo siempre nos apetece hacer planear con los peques escapadas al campo o a la playa. Mientras llega la hora de salir a la calle, podemos aprovechar para ensayar con ellos los tentempiés que vamos a comernos cuando todo esto acabe. Así estaremos involucrándoles en las tareas del hogar de una manera fácil y divertida. Y además, pasaremos un rato con ellos lejos de las tareas del cole y de esas horas que a veces se nos hacen taaan largas.

Hoy te presentamos dos recetas riquísimas que podéis preparar en pocos minutos. Una para la comida y la otra para el postre. Pero recuerda que ya te hemos contado algunas en nuestro blog. Si quieres echarles un vistazo, te recomendamos que te pases por nuestro capítulo 1 de recetas con niños, por nuestra edición especial chocolate o por estos sándwiches monstruosos que os enseñamos a preparar el mes pasado. 

¿Nos ponemos manos a la obra?

RECETA DE TARTA DE BERENJENAS, JAMÓN COCIDO TELLO Y GAMBAS

Ingredientes:

1 paquete de masa quebrada

½ kg de berenjenas peladas

½ cebolla

200 gr de gambas peladas (salteadas en ajo y perejil)

150 grs de Jamón Cocido Tello

200 ml de nata

4 huevos

Sal

Elaboración: 

Primero forramos un molde de tarta con la masa quebrada.

Después, picamos la cebolla y sofreímos. Troceamos la berenjena en trozos longitudinales. Sofreímos la cebolla con la berenjena hasta que esté blandita.

Cuando lo tengamos, cubrimos el fondo del molde con el sofrito y añadimos el Jamón Cocido Tello y las gambas.

En un bol, batimos la nata con los huevos, los sazonamos y cubrimos la tarta con la mezcla. Lo metemos todo en el horno templado, a 200ºC durante 30 minutos. Y cuando esté doradita por fuera… ¡Lista para llevar!

RECETA DE BIZCOCHO MARMOLADO

Ingredientes:

4 huevos

120 g de mantequilla

120 g de azúcar

120 g de harina

½ sobre de levadura química

Una cucharada sopera de cacao

½ sobre de azúcar de vainilla

Elaboración: 

Primero reunimos todos los ingredientes y ponemos el horno a precalentar a unos 180ºC. 

Después, derretimos la mantequilla en un cazo a fuego medio. Y batimos los huevos y el azúcar en una fuente hasta conseguir una mezcla espumosa. Añadimos la harina y seguimos batiendo. Echamos el azúcar de vainilla y la levadura. Y por último, agregamos la mantequilla derretida y lo mezclamos todo bien.

Dividimos la masa en dos, vertimos el cacao en una de las fuentes y batimos todo bien para que el cacao se mezcle correctamente. Para acabar, echa las dos masas en un molde alternándolas para que hagan formas y consigamos el típico aspecto de los bizcochos marmolados. 

Horneamos durante 35 o 40 minutos. Recuerda que para comprobar que el bizcocho ya está cocido, podemos clavar la punta de un cuchillo. Si sale seca, es que está listo.

A Erlantz Gorostiza, nuestro asesor gastronómico, le encanta hacernos disfrutar con platos sencillos y exquisitos. Un ejemplo es este que os traemos hoy, un solomillo asado con tocineta. Una receta con solo tres ingredientes con la que vas a chuparte los dedos tú y toda tu familia. Te lo garantizamos. 

No pierdas detalle del paso a paso que te contamos aquí abajo porque pocas veces vas a encontrar algo tan exquisito y tan fácil de hacer. Aunque no deberíamos sorprendernos, Erlantz nos tiene acostumbrados al buen comer. No hay más que ver otras recetas que hemos compartido contigo como este pollo salteado con salsa de mostaza, su sándwich gitano o esta fricasé Santi Santamaría. Y todo elaborado con los mejores productos Tello, claro.

¡Buen provecho!

Ingredientes:

  • 1 solomillo
  • 20 lonchas de tocineta bien finas
  • Aceite de oliva

Elaboración: 

Antes de nada, sacamos el solomillo de la nevera unas 6 horas antes de cocinarlo para que se atempere. Este paso es muy importante para no cocinar la carne recién sacada del frigo.

Una vez puestos manos a la obra, precalentamos el horno a 140ºC. Después, ponemos la tocineta en lonchas perfectamente estiradas en un papel de carnicería o similar. Con el solomillo atemperado, lo enrollamos con la tocineta, ayudándonos con el papel para que haga de “rodillo”, de manera que lo cubra totalmente y se convierta en una especie de segunda piel. Lo siguiente será atarlo con liz.

Colocamos una sartén antiadherente al fuego y cuando humee le echamos aceite, doramos el solomillo durante 15 minutos. Una vez lo hayamos dorado por todos sus lados, lo colocamos en una rejilla de horno con una bandeja debajo para que se deposite allí toda la grasa que va soltando y lo horneamos durante 35-40 minutos. Será necesario ir dándole la vuelta cada 5 minutos para que se dore bien por todos lados.

Acabado y presentación:

Sacamos el solomillo del horno y lo dejamos sobre la misma rejilla para que repose.

Lo tapamos con papel de aluminio y le hacemos un par de chimeneas en la parte superior. Lo dejamos reposar unos 10 minutos para que todos los jugos se acaben de concentrar en su interior.

Después, cortamos al gusto y colocamos en una bandeja caliente para que no pierda calor.

Lo servimos con un poco de ensalada o cualquier otro tipo de lechuga y unas setas recién salteadas.

El truco del chef:

Para evitar que se quemen los sabrosos goteos que el solomillo va soltando en un horno caliente, vertimos con cuidado en la bandeja el agua suficiente para cubrir el fondo y volvemos a repetir las veces que sea necesario para que lo que se evapore sea el agua, mientras que el jugo se mantendrá en perfecto estado.

 

Una de las cosas que más nos gusta de la comida es que sabe mucho mejor cuando la compartimos con los que más queremos. Y eso es mucho más evidente cuando cocinamos con niños. Porque no solo les estamos enseñando el gusto por la buena mesa o la pasión por los fogones, también estamos pasando tiempo con ellos. 

Cocinar con niños es una de esas cosas que no tienen precio. Por eso cada mes te traemos nuevas ideas que puedes aprovechar para pasar un rato divertido con tus hijos, tus sobrinos, tus nietos o tus vecinos. No te pierdas nuestras recetas aquí, aquí o aquí. Incluso tenemos una edición especial chocolate, que seguro que os pirra. 

Hoy os traemos unos sándwiches divertidísimos para que los peques coman jamón de una manera diferente. ¡Que aproveche!

SÁNDWICHES DE JAMÓN MONSTRUOSOS

Ingredientes

  • 8 rebanadas de pan de sándwich
  • 8 aceitunas
  • 4 rebanadas de Jamón Serrano Tello
  • 4 rebanadas de queso
  • Condimentos
  • 8 palitos

Elaboración

Para empezar, reunimos todos los ingredientes y los colocamos a mano. Así lo tendremos todo preparado y los niños sabrán en todo momento cuáles son los alimentos que vamos a ir utilizando en nuestra receta.

Elegimos el pan de sándwich que más le guste a los peques. Uno de trigo integral, además de ser más sano, le va a venir genial a nuestros sándwiches monstruosos. Aunque también podemos jugar con los colores y mezclarlos con otros tipos de pan. 

Cortamos las rebanadas con forma redondeada para hacer la forma de monstruo (tal y como se ve en la imagen). Podemos ayudarnos de un molde o de una taza que tenga el tamaño que queremos. También podemos recortar los bordes en forma irregular a modo de dientes. 

Después, untamos el pan con un poco de mantequilla y ponemos en cada sándwich un trozo de Jamón Serrano Tello y un poco de queso al que también podemos darle forma para hacer nuestros monstruos un poco más terroríficos.

Por último, para hacer los ojos podemos utilizar dos aceitunas rellenas unidas al pan con un palito. ¡Colocadlas de forma asimétrica para que sea todavía más divertido! ¡Y a comer!